Blog

¿Como debo costear? y ¿En que me ayudará?

El tema del costeo es tan básico como importante, identificar el cuanto nos cuesta operar y vender nuestro producto es de vital importancia, ya que muchas veces las empresas venden y venden, pero no ven reflejados los resultados de dichas ventas, esto es debido a que el tema del costeo no está hecho correctamente y solo están cubriendo el costo de la materia prima, la mano de obra y a éste le suman el margen de ganancia que quieren obtener, sin considerar los demás factores.

Debemos entender que una empresa no solo esta constituida por materia prima y empleados, de ser así sería un modelo de negocios grandioso, existen los gastos de operación, los gastos administrativos, los gastos de venta y todos estos deben de ser incluidos en el costo del producto, porque si no, solo se esta jugando al negoció y será muy difícil obtener rendimientos realmente líquidos.

Entonces, como es que debemos hacerle para considerar estos gastos dentro de costo del producto, si estos son fijos y los costos son variables, bueno, esa es la magia del asunto. Primero que nada, hay que identificar cuáles son nuestros costos de operación ¿Qué es esto? Como su nombre lo dice todo lo que me haga gastar gracias a la producción del producto, sin ser materia prima ni mano de obra, por ejemplo, la renta del espacio para fabricar el producto, la reparación de maquinaria, etcétera, lo que tenga que ver con producción.

Después, los gastos administrativos, la gente que contratamos para hacer el papeleo, la luz que gastan las computadoras, el agua que gasta la gente, todo esto es importante considéralo también en los gastos de producción y a pesar de que en el recibo no nos viene dividido, existen varias formas de hacerlo lo mas equitativo posible, aunque siempre será, puras estimaciones, no existe manera de saber cuento se gasto de agua o luz exactamente por área, solo si las oficinas y la planta de producción estuvieran separadas.

Por último, los gastos de venta, ya sea lo que se invierte en campañas publicitaria, sueldos de mercadólogos, comisiones de vendedores, todo este tipo de gastos van relacionado con los gastos de venta, una vez identificado estos gastos y la suma de ellos, obtendremos un gran total que tal vez nos parezca grande para ponerlo en el costo de un producto, pero para eso lo que haremos es el prorrateo, y ¿Cómo es que lo vamos a dividir? Si ni siquiera sabemos cuanto vamos a vender, bueno, pues para esto existen los historiales, los promedios en base al pasado y las metas de venta.

Entonces, si tenemos un historial de cuanto se vende promedio por mes, nos ayudará mucho a saber entre cuanto dividirlo y que sea lo mas acercado a la realidad, en este tipo de casos no nos sirve ser optimistas, si no mejor realistas, recuerden que este ejercicio lo hacemos para resolver el problema de no incluir los gastos en los costos, si nos vemos muy optimistas el monto prorrateado por unidad será menos y si no llegamos a determinado monto por ser tan elevado pues seguiremos con el mismo problema, es por eso que es mejor ser objetivos.

Si por otro lado estas apenas empezando, pues no quedará mas que la especulación y el esfuerzo para cumplir con determinada meta puesta, con el pasar del tiempo iras perfeccionando esta práctica, ya que empezaras a tener historiales de venta y tu prorrateo estará mas enfocado a la realidad de venta que a la especulación, sin embargo aunque estés de cierta manera tratando de adivinar cuanto vas a vender en el mes, se realista y objetivo de nada te servirá ponerte metas muy altas que no vas a cumplir, y que te terminará afectando en tu flujo de dinero.

Es por todo esto que es importante dedicarle tiempo al análisis de costos, para aterrizar objetivamente lo que te esta costando operar tu negocio y que no puedes no afrontarte a esta realidad tal vez dura, pero que sin esta solo estarás jugando al «negocito».

No Comments
Post a comment

WhatsApp chat